Pequeños trucos para dar medicación a nuestros perros


 

Todos los que tenemos perro en algún momento hemos tenido que darle pastillas bien por enfermedad, para desparasitarlos,etc. Como en algunos casos es un tema complicado voy a daros algunos consejos que os pueden facilitar esta labor.

Lo ideal es que si tenemos al perro desde cachorro le acostumbremos a las manipulaciones propias de un veterinario: tocarle las orejas y masajearlas, que aprenda a que no pasa nada si le sujetamos la cabeza o le abrimos la boca, le vendamos una pata o se la agarramos. Si nuestro perro es adulto, podemos hacerlas como si estuviéramos jugando premiandole cuando nos deje hacer estas pequeñas manipulaciones sin problema.

Una vez que el veterinario ha puesto un tratamiento (nunca debemos automedicar a nuestros perros) el primer consejo, antes de ponernos a dar medicación,  sería «calma». Vamos a hablarle con tranquilidad, acariciándole, para inducirle a que esté lo mas calmado posible. No debemos olvidar que el perro mas dócil puede estar irascible si siente dolor.

Evidentemente a ningún perro le va a gustar tomar algo que por lo general es amargo, por eso vamos a intentar hacérselo atractivo.

Con una bolita de carne, queso, miga de pan, trocito de salchicha, y poniendo la pastilla dentro, intentaremos que se tome todo a la vez. Si se comiera el queso o la carne y, es sorprendente la facilidad que tienen para hacerlo, devolviera la pastilla, habrá que ponérsela directamente en la boca. Presionaremos el lateral del maxilar y pondremos la pastilla al fondo de la boca, en el inicio de la lengua. Mantendremos unos segundos el hocico cerrado con la cabeza un poco levantada hacia arriba. Eso si, aunque parezca que se la ha tragado, debemos seguirlo para ver que no la vomita en cualquier rincón.

Si la medicación a tomar es en forma de liquido, usaremos una jeringuilla sin aguja. Abriéndole la boca le pondremos el medicamento. Si no podemos abrirle la boca, podemos levantarle el labio y ponérsela por el hueco. En ambos casos, le levantaremos un poco la cabeza para ayudarle a tragar.

En el caso de gotas o pomada ocular, sujetando los párpados superior e inferior con dos dedos dejaremos caer las gotas o la pomada teniendo cuidado de no tocar el ojo para no provocar lesiones.

Si la zona a curar son las orejas se las pondremos un poco para arriba y hacia atrás, tirando con suavidad y dejando caer la medicación dentro. Luego daremos un pequeño masaje al final del conducto auditivo

Cuando ponemos una pomada tópica en un sitio que el perro se puede lamer, una buena idea es ponerla antes del paseo, así no se podrá lamer inmediatamente. Si fuera una zona grande, podríamos recurrir a una camiseta o,en última instancia, a un collar isabelino.

Después de cada una de estas técnicas podemos premiarle. Así ira asociando estímulos positivos a situaciones que no le son muy agradables.

Seguramente tendréis otras mañas para dar medicinas, así que no seáis egoístas y compartirlas.

 

Un saludo,

 

Aula de Perros.