Petardos.


Empieza la época navideña y con ella un problema para los propietarios de perros: la pirotecnia. El miedo a los petardos (a los ruidos fuertes) es una de las fobias mas frecuentes en los perros. Como todas las fobias, pueden ser tratadas pero necesitan tiempo, trabajo y el asesoramiento de un educador profesional.

Ante la proximidad de las fiestas ya no hay tiempo para hacer las correcciones necesarias que solucionarían el problema, pero si podemos tomar una serie de precauciones para minimizar los problemas.

– Modificar las horas de salida a la calle a horas en que haya mas tranquilidad.

– Procuraremos que los ruidos se oigan en casa lo menos posible, bajando persianas y cerrando ventanas.

– Tendremos al perro perfectamente identificado con el chip correspondiente. Si el perro se escapa y no lleva chip, las posibilidades de saber quien es el propietario si alguien lo encuentra se reducen.

– No está de mas añadir una chapita con un teléfono en el collar.

– Si creemos que nuestro perro podría huir ante los petardos, podemos ponerle dos correas una con arnés y otra con collar, llevando una de ellas atada a la cintura.

– Sobre la duda de acariciar o no, haremos lo que hagamos habitualmente. Si solemos acariciar o abrazar, lo haremos para tranquilizar al perro. Si no lo hacemos habitualmente, tampoco en esta circunstancia.

– Si nuestro perro se esconde siempre en el mismo sitio, podemos llevarle una cama y algún juguete para que se encuentre lo mas protegido posible. Nunca sacarlo a la fuerza.

– Exponerle a la fuerza al estimulo que le provoca la fobia, no es efectivo. Puede agravarse el problema.

Espero que estos pequeños consejos sirvan de ayuda o por lo menos sirvan para abrir un pequeño debate en que todas las aportaciones serán bienvenidas.

Y Feliz Navidad a todos !!!

 

 

© Aula de perros